Chaouen, ciudad santa del Islam fue fundada en el siglo XV por los nazaríes granadinos y es fiel reflejo de su paraíso perdido; sueño revivido de calles tortuosas, mezquitas centenarias y murmullo de agua entre sus viejas piedras.

El origen de Chaouen data de la época de la reconquista de Granada, Moulay Ali Ibn Rachid tras luchar contra los cristianos en la península Ibérica se trasladó al norte de África para defender las plazas costeras desde la protección de las montañas del Rif.